Escuela Gelva

Facebook

La Tumba de Usui

Esta es la piedra conmemorativa que está grabada con la vida de Mikao Usui y se encuentra ubicada en su tumba en el templo budista Saihoji de la tierra pura, en Tokio, en el distrito de Toyotama, 1-4-56 Umesato, Suginami Ku.

La piedra fue grabada y erigida por sus alumnos en febrero de 1927, al año de su muerte. 
Esto es lo que escribí en mi diario personal al visitar su tumba:

“…el cementerio donde está enterrado Usui sensei es también uno de esos contrastes que Tokyo tiene, al que se llega luego de caminar casi todo el recorrido por una enorme avenida y luego cruzar por una callecita estrecha tipo Cartagena y percibes el olor a tierra de cementerio desde unas dos o tres cuadras antes de llegar.

Antes de llegar, una mala noticia que nos heló la sangre (aparte de los 8 grados centígrados que tiene Tokyo hoy, ya que ha llovido y sopla un viento traspasador) y también nos desinfló en el alma:  un grupo de turistas ingleses (40 aproximadamente), visitaron el día de ayer la tumba de Usui y se portaron muy mal y los monjes del templo prohibieron las fotos por parte de los extranjeros (como nosotros). 

Así que no fotos.  Sólo entrar al cementerio, que es hermoso, con portones majestuosos, campanas en bronce de un tamaño que si las hacemos sonar me oirían en Bucaramanga y lápidas centenarias con inscripciones en ellas y en varas de sándalo y bambú... Dije, sólo entrar, caminar rápido, parar de uno en uno por unos pocos segundos en la tumba de Usui y seguir de largo a toda prisa.  No fotos...
Pero saben cómo soy yo: me escondí en la mitad del grupo, saqué la cámara pequeña, le apagué todo: flash, ruido del obturador, la alisté en la oscuridad de debajo de mi camisa, calculé que apuntaba en la dirección correcta y un frío disparo, un solo chance en el que no sabía si funcionaría y quedaría enmarcada correctamente la lápida... La apagué presuroso y la guardé sin saber el resultado...

Me tocó el turno de pararme en la tumba, al lado de la piedra memorial, respirando profundo y sereno, tratando de contener mi corazón aunque sabía que perdería la lucha con él... Avancé tres pasos y ahí estaba, en el centro, a sus pies, sintiendo la poderosa energía que emana un muerto que nunca muere, eran unas pulsaciones impresionantes que se sentían aldededor de mi cuerpo en todo el lugar, un peso aplastante que no duele porque sólo aplasta la ignorancia, el odio, la maldad... Miré la inscripción de la que nada podía comprender, ni leer, ni mirar en detalle, pero sabía lo que tenía que saber, puse mis manos en gasho y repetí apresurado pero con fervor los principios que él nos legó.  Di las gracias por el instante y me bajé de allí.

Caminé lento volviendo a apreciar el cementerio y sus detalles mientras me dirigía a la puerta…"

Lugares Importantes

 
 

Nosotros

En la Escuela Gelva puedes aprender a ser feliz, puedes recuperar tu inocencia y tu paz y obtener como resultado inmediato una salud extraordinaria.

Más Información

Contacto

Llamanos al 
+57 310 7952701
+57 312 4701476
Email